EL SENDERO DEL MAGO / LECCIÓN 2: La mirada de la Inocencia

Posted on Actualizado enn

"La mirada de la inocencia"

* El retorno de lo mágico sólo puede suceder con el retorno de la inocencia.

* La esencia del mago es la transformación.

Todas las mañanas el pequeño Arturo bajaba a un estanque del bosque para lavarse. A menudo le distraía el parloteo de las ardillas rojas, las urracas o cualquier cosa que pudiera ser más interesante que el jabón y el agua.
A Merlín no le preocupaba demasiado la suciedad que iba acumulándose visiblemente en el rostro de su discípulo, y también alrededor del cuello y en todo el resto de su persona. Pero finalmente llegó un día en que el mago no pudo reprimirse y exclamó:

-¡Podría plantar judías detrás de tus orejas! No importa que sólo pases unos momentos junto al estanque, pero haz algo mientras estés allí.
Arturo bajó la cabeza.
-No me atrevía a confesarlo, Merlín, pero cuando me inclino sobre el agua, no puedo ver mi propio reflejo. No puedo ver dónde he de lavarme o siquiera qué aspecto tengo.
Al alzar los ojos, el chico vio con asombro que Merlín estaba fuera de sí a causa de la alegría.
-Pensé que tu desobediencia era una señal de pérdida de inocencia, pero ahora veo que estaba equivocado. Al no tener reflejo, no tienes imagen de ti mismo. Cuando no te distrae la imagen de ti mismo, sólo puedes hallarte en el estado de inocencia.

La inocencia es nuestro estado natural, antes de que quede cubierta. Lo que la cubre es la imagen de uno mismo. Cuando nos miramos, incluso cuando nos tratamos de ser totalmente sinceros, vemos una imagen que ha ido haciéndose a lo largo de muchos años, en capas que forman un complejo tejido.

El mago se ve a sí mismo en todas partes donde mire porque su vista es inocente. No la nublan juicios, rótulos y definiciones.
Un mago todavía sabe que tiene un ego y una imagen de sí mismo, pero estas cosas no le distraen. Las ve sobre el telón de fondo de la totalidad, de todo el contexto de la vida.

Los mortales preguntaban a Merlín cuál era el secreto de cómo contemplar el mundo nuevo, con ojos gozosos, Merlín dijo:
-Carecéis de inocencia. Después de ponerle un rótulo a una cosa, dejáis de ver esa cosa y, en vez de ella, veis su rótulo.

Las cosas en las que puedes pensar ya las has experimentado, y de las cosas que ya hayas experimentado acabarás cansándote.

-¿Os extraña que no podáis contemplar un roble o un ciervo o una estrella durante más de un minuto? -dijo Merlín-. Puedo oír como vuestra mente prácticamente gruñe y dice: <<¡Otra vez lo mismo!>>, y entonces emprendéis la búsqueda de algo nuevo.
-No veo por qué esto ha de ser un problema tan grande -dijo uno de los ancianos de un poblado-. El mundo es vasto, y la naturaleza está llena de aspectos y transformaciones fascinantes.
-Eso es verdad- reconoció Merlín-, pero, según tu argumento, nada podría resultar jamás viejo y aburrido. La infinidad de cosas que hay ahí fuera no puede negarse. Pero el aburrimiento es una queja común entre los mortales, ¿no es así?
El anciano movió la cabeza afirmativamente.
-Ha pronunciado la palabra apropiada, sin embargo -continuó diciendo Merlín-. <<Transformación>>. Pero es tu yo el que tiene que transformarse constantemente. No puedes llevar el mismo yo viejo al mundo y esperar que el mundo sea nuevo para ti.

El mago nunca ve la misma cosa dos veces de la misma manera. Así, al mirar fijamente en el bosque, más que estar absorto en la contemplación de un ciervo, lo está en la de alguna faceta nueva del animal: su dulzura, su gracia, tu timidez o su delicadeza. Cuando el ojo es nuevo, cualquiera puede ver estas cualidades. Se despliegan como los pétalos de una rosa. Debes tener paciencia, pero vale la pena esperar para verlas. Tu propia inocencia es la única flor que existe. Nunca se marchita, y, debido a ello, el mundo tampoco se marchita jamás.

VIVIR CON LA LECCIÓN

Después de haber leído esta lección, durante un momento trata de recuperar un poco de inocencia. Es más fácil de lo que la gente se imagina. Lo primero que hay que saber es lo que no debe de hacerse. No juzgues al actual estado de tu ser.
Puede que estés cansado o deprimido. Puede que lleves dentro mucha ira o miedo o deseos de culpa a alguien y que quieras explulsarlo. Olvídate de todo esto durante un momento, porque la inocencia, según nos enseña Merlín, está más allá de la mente.

Mira esta lista de palabras:
Pesado
Ligero
Negro
Blanco
Sol
Luna

Tómalas de una en una y experimenta estas cualidades. ¿Te has fijado en que es imposible que tu mente evite experimentar cierta sensación de pesadez, ligereza, negrura, blancura etc??? De hecho, ni tan sólo has podido leer las palabras sin evocar como mínimo un leve sabor de cada una de estas cualidades.

Así es como ve un pintor, que mira una cesta de fruta, una barca, una nube, pero, en lugar de ser el receptor pasivo de estas cosas, las crea por medio de la visión. Las imbuye de su propio espíritu.

-Si realmente pudieras ver aquél árbol que hay allí -dijo Merlín-, quedarías tan atónito que te caerías al suelo.
-¿De veras? Pero ¿por qué? -preguntó Arturo-. No es más que un árbol.
-No -dijo Merlín-. No es mas que un árbol en tu mente, para otra mente es una expresión de espíritu y belleza infinitos.

Mientras puedas captar el color, la luz, la densidad y la sensación del mundo, la mente está percibiéndose a sí misma. La palabra <<pesado>> o <<blanco>> te produce una sensación interior que te pertenece solo a ti.
Detrás de cada molécula de existencia tiene que haber conciencia e inteligencia; de no ser así, el universo sería un remolino fortuito de gases inertes y estrellas muertas, un vacío deseoso de recibir la semilla de la existencia.
Por eso Merlín se tomaba muy en serio el trabajo de contemplar los robles, los ciervos y las estrellas, no quería que muriesen; amaba la vida.

Esta lección se reduce a decir:
<<Ve inocentemente y darás vida>>

A los mortales les costaba comprender algo tan sencillo porque era contrario a su prejuicio más hondo, el que decía: <<El mundo viene primero, y yo, en segundo lugar>>
Pero nosotros mismos no estaríamos vivos si algún ser inocente no nos hubiera visto primero. Ésa fue la lección que plantó la semilla de todo el universo, y fue una acción de amor.
Conocerás tu propia inocencia otra vez cuando puedas ver el amor que respira dentro de todo ápice de creación.

Deepack Chopra – Libro "EL sendero del Mago"

Gracias https://www.facebook.com/AU.Despertar

Anuncios

2 comentarios sobre “EL SENDERO DEL MAGO / LECCIÓN 2: La mirada de la Inocencia

    Alex escribió:
    22 febrero, 2015 en 3:05 AM

    You’re so awesome! I do not believe I’ve truly read through something like
    that before. So nice to find somebody with unique thoughts on this
    subject. Really.. thank you for starting this up.

    This web site is one thing that is needed on the internet, someone with some originality!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s