Alejandro Jodorowsky – ENSEÑANZAS DE DOÑA MAGDALENA

Posted on

EL PENSAMIENTO MÁGICO (12) – ENSEÑANZAS DE DOÑA MAGDALENA (2)

Alejandro Jodorowsky dice: Viendo el interés que ha despertado ayer la transcripción de lo que grabé oyendo a esa santa curandera, doña Magdalena, que, como lo cuento en mi libro “El Maestro y las Magas”, me transmitió algo de su inmenso conocimiento del masaje, continuaré haciéndolo. He guardado las cintas grabadas durante muchos años, no porque quiesiera guardar el secreto, sino porque me parecía un sacrilegio cambiar su manera de hablar para transformarla en un discurso bien escrito, literario, cosa que me atreví a hacer en El Maestro y las Magas, y de lo cual me he arrepentido mucho. Aquí están en bruto, sin ningún cambio, las palabras que ella pronunció al mismo tiempo que me hacía tomar ciertas posiciones con las manos, entremezclando los dedos. Doña Magdalena me insinuó que me transmitía estos conocimientos porque yo iba a ser conocido en el mundo entero, y por lo cual me convertía en mensajero de un saber que debía ser comunicado a todos los seres humanos. No duden en escribir a Plano Creativo, dándome sus impresiones. Si lo que van a leer les es útil, continuaré transcribiendo.

Así me habló y enseñó doña Magdalena:

“La mano se apoya sobre el dedo meñique para escribir, este corresponde a la materia corporal. El dedo anular corresponde al agua, creatividad, sexo. El dedo del medio corresponde al fuego, a la vida emocional……. y el índice al intelecto, a la cabeza. Tenemos….. el cuerpo, el sexo, el pecho, la cabeza.

Después que se ha aprendido a comunicar bien con esas cuatro partes, cuando funciona todo perfecto, puedes comunicarte con cada uno de tus dedos, gracias al pulgar que es la consciencia, no es el intelecto. Es como una nueva dimensión del pensamiento. Normalmente tenemos estas cuatro partes que están separadas por nuestra educación, el cuerpo va por un lado, el sexo por otro, la cabeza por otro, la emoción por otro. Cuando se llega al quinto estado, se une eso, es la unión de sí, a partir de ahí, se comienza a conocer. En estos dedos están unidas la vida y la muerte.

Invoca al Dios de tus entrañas, niño querido.

Entonces, tu mano izquierda va a significar el universo, lo que se recibe, la parte receptiva, que toma la materia. Y con este quinto estado se entra en el universo. Confianza completa.

Invoca al Dios de tus entrañas, niño querido.

La mano derecha completa, eso significa el dios activo, la actividad completa, que entra en el universo para hacerlo vivir. Esta es la mano derecha, el mundo de los dioses, el mundo de los seres verdaderamente vivos.

Invoca al Dios de tus entrañas, niño querido.

Ahora, cuando se comunica la cabeza con la tierra, positivo y negativo, la parte positiva y negativa del agua, del sexo… la parte positiva y negativa del corazón… la parte positiva y negativa del intelecto… nuestro consciente positivo y negativo, el universo y la divinidad, se llega al éxtasis. Es la perfección, todo está unido, se hace la unidad total.

Invoca al Dios de tus entrañas, niño querido.

Todo esto que te hago escuchar y hacer es para enseñar a otras personas, para formar a las personas que puedan después aplicar esto. Mi fin es enseñarte lentamente, calmamente y profundamente, para que puedas enseñar a los otros. Si hacen esto, tendrán un mundo en las manos. Yo me he comunicado con el Dios de mis entrañas, para que él me guiase, si no, no hubiera comprendido nada. Hay que dejarse ir y en un momento la comprensión viene.

Invoca al Dios de tus entrañas, niño querido.

Concéntrate en las manos, entra bien en las manos, en el mundo de las manos. Ahora, la una contiene a la otra. Relaja el índice, relaja el dedo del medio, relaja el anular, relaja el meñique, relaja los pulgares. Quita el polvo de tus manos, tíralo, tíralo todo, vacía la cabeza, vacía tu pecho, tu sexo, vacía tu cuerpo. Con esta mano, tomas el fluido de tu pecho, todo lo que es dolor, inútil, gris, y lo quemas en la llama, deja entrar la claridad de la llama dentro de tí. Todo lo que es oscuro, en los hechos realizados y no realizados, lo quemas en la llama y te purificas. Y tú purificas toda la vibración de tu cuerpo y dejas entrar la luz de la llama en tí, absorbes la llama hacia la cabeza, purificas el cuerpo, absorbes hacia tu pecho, hacia tu sexo, hacia todo tu cuerpo.

Invoca al Dios de tus entrañas, niño querido.

Comienza con las manos a hacer movimientos circulares, de ofrenda. Con tus manos, tomas y ofreces. Ahí te conviertes en poderoso. Tomas y tomas todo, la energía, tomas y después lo ofreces: dar, dar. Va hacia lo alto cuando lo haces, cada vez más claros, cada vez más hacia la luz, cada vez más en contacto con las fuerzas celestes. Levanta las manos y tocas lo alto, hay transparencia y pureza. Y después desciendes hacia lo oscuro con tus manos, y vas a tocar la tierra, las fuerzas que están ocultas, las fuerzas que están en el suelo. Te agarras con tus manos al suelo y tomas tu sitio con tus manos en el suelo, si no tomas tu sitio en el suelo, no puedes elevarte hacia lo alto. Entonces tocas el suelo, y después despegas las manos, siempre en unión con el suelo, sin perder jamás, a medida que te elevas, la relación con el suelo. Siempre sintiendo la relación con lo bajo, cuando elevas las manos. Y eres poderoso porque puedes comunicarte con lo bajo y subir más alto, más alto. Más estás en contacto con lo bajo y más te elevas, continúa en contacto con el suelo, y vuelves hacia el suelo, bien consciente. Trata de sentirlo, bien en contacto. Y vuelves a tu fuente, porque tocas a los otros. Es muy bello. Vas a tocar como un músico, vas a jugar con las alturas, y a medida que pones las manos, improvisas y lo sientes, sientes el contacto. Eso es salir de sí. Las manos hacia lo alto están en contacto con el cielo. No hacemos jamás el contacto con el cielo y tú tienes el cielo en tus manos y desciendes y todavía el contacto está ahí.
Y esta que parece una posición completamente terrestre, es una unión con el cielo superior, puedes decir “Nuestro Padre”, y puedes decir “Nuestra Madre” y puedes pedir a Diosa-Dios, a la potencia superior con tus manos. “De lo más profundo de mí, yo te llamo, incluso por tierra estoy en comunicación contigo, y yo me elevo hacia tí”. Jamás abandones la comunicación con lo alto. No abandones la comunicación con lo alto, todo el tiempo se puede comunicar, sin cesar. Entonces, toma de lo alto, toma la fuerza de Dios, tira hacia ti, lo que no te han dado, tú lo tomas, tomas de la tierra si no te han dado, toma para ti todo lo que necesitas, y ahora, tú recibes y a medida que bajas las manos, recibes más y más y más de arriba en tus manos. Y tú recibes también la tierra.

Invoca al Dios de tus entrañas, niño querido.

AHora vas hacia el futuro que está en tí, tocas con la palma de tus manos el futuro, el futuro está ahí, es infinito. Y vas hacia ti y estás siempre unido al infinito. El infinito significa la conciencia del universo. Más allá de tu muerte tú llegas. Y tus manos están en el pecho, y estás completamente unido con el futuro de la humanidad, más lejos de la muerte. Estén donde estén, tus manos están unidas con la acción del futuro. Y tomas el futuro y lo das al presente. Todo lo que tú serás, tú lo eres. Si serás conciencia cósmica, eres consciencia cósmica, si serás Dios, eres Dios, si serás infinito si serás cosmos, ya eres cosmo , ya eres infinito, eres universo, galaxias. Y tú todo eso puedes dar.

Ahora te unes con el pasado. Sientes la fuerza de todo lo que ha existido, todo lo que ha estado vivo. No hay límites. Hay el nacimiento y el universo. Estamos todos unidos y se puede tomar. Tomo de la tierra, toma del cielo, y de tu cabeza, de tu pecho, de tu sexo. Y da. Dalo todo.

Ahora conoce tus manos. Cada vez que mueves tus manos conectas tus manos a tu imaginación, en la energía, sientes los colores, la luz como la cola de un cometa. Imagina, mueve las manos con los colores y las luces, trabaja. Si no sientes el color deja un trazo negro o gris, pero deja venir el color. Debe salir por la punta de los dedos, manar, los dedos hacia lo alto, deja salir la luz. Vuelve las palmas de tus manos hacia el suelo y deja caer el agua bendita de tus dedos, agua de color, nutritiva, como un néctar que gotea de tus dedos. Y dale a tus manos la delicadeza de un ser transparente. Haz movimientos con tus dedos de una delicadeza extrema, todo aquello que tu alma puede concebir de delicado. Son tus manos las que hacen mover tus brazos. Ofrece, estas manos delicadas, perfumadas, transparentes, dulces, haz una ofrenda de tus manos. Imagina que hay una divinidad, y que el único regalo que puedes darle son tus manos. Imagina un ser que tú amas, que tú adoras, y no tienes nada que ofrecer excepto tus manos. Es tu ofrenda. He aquí tus manos. Son delicadas pero tienen una fuerza inconmensurable, porque pueden ofrecer un regalo delicado y fuerte al mismo tiempo, dulzura y pasión, luz, transparencia y solidez. Imagina que tus manos son las más bellas de la creación, acepta la belleza en tí, tus manos son bellas y puras y fuertes y equilibradas.

Y en la palma de tus manos, sientes la comunicación con la tierra, con el cielo, con el futuro, con el pasado. Piensa que tus manos son el centro del universo, todo gira alrededor de la belleza de tus manos, los ángeles, miríadas de ángeles, seres de luz, la divinidad Madre-Padre.

Con esas manos puedes controlar toda la tierra, porque la tierra te ama. Cuida la tierra con tus manos. Tus manos están sostenidas por toda la fuerza de la tierra, ella te sostiene, luego ella te ama. Con esaa manos alimenta el fuego, para que no se apague, porque el fuego te ama, y se convierte en tu amigo. Y deja salir ahora de tus manos llamas, porque el fuego te ama. Y en el dorso de tu mano, siente la potencia de los manantiales, porque las fuentes te aman y tú puedes controlar el agua. Y ahora pon tus manos en el aire, en el espacio, puedes penetrar en todos los misterios, en todo lo que es inmaterial. Puedes atravesar el universo con tus manos, en la dirección que tú quieras. Todo es amigable hacia tus manos, tus manos son las novias del universo.

Invoca al Dios de tus entrañas, niño querido.

Siente bien la diferencia ahora entre la mano izquierda y la mano derecha. Y ahora, tomas la mano derecha y la mano izquierda y haces un lazo, es la paz entre tu derecha y tu izquierda, las pones juntas, y las acaricias. Os tocáis y os reconocéis, manos y conocéis la amistad y la colaboración, y las manos trabajan juntas, ellas se comprenden, colaboran. Cuando una es actividad, la otra recibe, no hay duda en la colaboración de tus manos, ellas se conocen y se aceptan, sin necesidad de ponerse de acuerdo, un movimiento repercusiona en la otra, compenetración total. Como Dios y el universo, como el amado y el amante, como la hija y la madre, como el hijo y el padre, ellas son hermanas. Eres tú mismo, que colabora contigo mismo, es la amistad.

Anuncios

2 comentarios sobre “Alejandro Jodorowsky – ENSEÑANZAS DE DOÑA MAGDALENA

    Ximena alvarafo escribió:
    8 enero, 2017 en 9:27 PM

    Gracias!! He tratado de ingresar osta ver esos videos que explican más y no luego.
    Por donde puedo acceder, gracias

    Le gusta a 1 persona

      RosanaSalinas respondido:
      13 enero, 2017 en 4:53 PM

      Hola Ximena!! Te paso la pagina donde podes ver las publicaciones de Alejandro Jodorowsky sobre Doña Magdalena. Abrazo

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s